La herida del abandono


Todas las personas tenemos una herida de abandono impresa en nuestro organismo. Bien sea porque mi mamá no estuvo presente en mi infancia, mi papá murió cuando yo era muy pequeña, mis padres tuvieron que irse de viaje y me dejaron con mis abuelos, crecí separada de mis hermanos, etc.


Esta es una herida, que si no se sana, late durante toda la existencia como si hubiera sucedido ayer. Y cuando aparece alguna amenaza de posible dolor, la cicatriz cobra vida y vuelve la sensación de malestar.

Ante la posibilidad del sufrimiento, y como el individuo no quiere pasar por la sensación triste otra vez, pueden haber tres salidas: huir, paralizarse o pelear.

Cuando huyo, generalmente la persona abandona antes de que lo abandonen. Hay una fantasía de que lo pueden dejar (esto aplica para el trabajo, relaciones, familia, pareja), entonces prefiere ser él quien deje el vínculo, pensando que así no sufrirá. Sin darse cuenta, que de la misma forma, se lo pasa mal. La herida sigue viva.

Si se paraliza, es como si quedara congelado. No sabe qué hacer. Escoge no hacer, creyendo que así estará a salvo. Y la herida sigue viva.

Cuando pelea, desde su dolor se enfrenta al otro. Vienen los conflictos, no sabe cómo o por qué e igualmente lo hace. Se enfrenta con su “oponente” desde su herida. Tratando de que el otro sienta al menos un poco de esa sensación que tiene en su cuerpo. ¿Y la herida? Sigue viva.

Para sanar la herida, hay que trabajarla, mirarla, reconocerla, asentir a ella, a la historia, al pasado, a lo que fue como fue, sin pretender cambiar nada. Solo así, mi encuentro con el mundo podrá ser un poquito diferente.


Sentimiento de Abandono


La herida de abandono genera esa sensación de soledad inexplicable, esa nostalgia sin razón aparente. Através de las Constelaciones Familiares podemos encontrar el origen transgeneracional de ese sentimiento. Por lo tanto esas emociones no son tuyas son de tus ancestros, solo tu las heredaste. 

 

Si  experimentas el abandono en la adultez  es muy seguro que lo viviste también en la infancia. Pero es indudable que estuvo presente  en varias generaciones anteriores a ti. Hay muchas formas en las que se puede experimentar abandono, si  tu lo has sentido  es seguro que identificaras a varios familiares con alguna de estas situaciones:

Padres ausentes, muertes, viajes por largas temporadas  o sin retorno, extensas jornadas de trabajo, niños huérfanos, madres o padres, solteros, divorcios, viudez o abandono emocional.


Constelaciones Familiares Padres Ausentes


La ausencia de los padres genera mucho dolor, en algunos casos resentimiento y soberbia. Si tus padres fallecieron es probable que  sientas atracción a practicas peligrosas (como manejar a alta velocidad, paracaídas y deportes extremos ) o cosas que deterioran la salud (como cigarrillo,  alcoholismo y drogas) de manera inconsciente es una forma de “coquetear con la muerte” para sentirte más cerca de ellos.

 

En muchos casos el resentimiento viene de la sensación de no ser amado, o no ser importante, es común en padres adictos al trabajo. Que normalmente son personas que no saben expresar el amor sino a través del dinero y darle cosas a los hijos. Que buscan cuidar y amar a sus hijos a través del darle una vida más cómoda de la que ellos tuvieron incluso cuando ya no estén en este mundo.